Hábitos de higiene y cuidado íntimo saludables

higiene-femeninaLas zonas íntimas femeninas tienen unas características propias, que hacen que su cuidado e higiene sean diferentes a los de otras partes del cuerpo. A continuación te sugerimos una serie de consejos y recomendaciones que te ayudarán a mejorar tus hábitos y rutinas de higiene para mantener sana tu piel.

Dos son las ideas fundamentales que toda mujer debe tener presente.

1. Los genitales deben estar siempre lo más secos posible para que la humedad no favorezca el crecimiento de hongos. Es recomendable utilizar ropa interior de algodón, que a diferencia de la de tejidos sintéticos absorbe muy bien la humedad. Es importante que la ropa interior se cambie a diario. Evita la ropa muy ajustada, que impide la transpiración. Tras el baño en agua dulce es conveniente cambiarse el bañador.

2. Debemos interferir lo menos posible en los propios mecanismos de defensa con los que cuentan los genitales, por lo que: Sigue leyendo

Cómo cuidarse durante el embarazo

Cuidados habituales de la embarazadaLas molestias son algo habitual y frecuente entre las mujeres embarazadas. A pesar de ello,  existe una gran variedad de recomendaciones fáciles que ayudan a reducir las molestias y garantizan un mejor desarrollo de la gestación. Algunos de estos consejos están relacionados con la promoción de hábitos saludables y en la prevención de hábitos tóxicos.  Sigue leyendo

Consejos ante una intervención quirúrgica

consejosEs importante que recuerdes antes de una intervención las siguientes recomendaciones:

  •  La higiene es importante sobre todo cuando vamos acudir a un hospital:
  1.  Debes darte una ducha con un jabón con pH neutro incluido el cabello. Es importante insistir en las zonas como ingles, axilas, etc..
  2. No lleves maquillaje, esmalte en las uñas ni uñas de porcelana
  • Es conveniente que tu ropa sea lo más cómoda posible, fácil de poner y quitar
  • No acudas con lentillas, prótesis, gafas, piercing, etc… en definitiva al quirófano hay que ir sin objetos metálicos ni ningún objeto que pueda ser retirado. Deja con tus familiares cualquier objeto que precises llevar hasta la entrada en el quirófano y cualquier cosa de valor.
  •  Si te encuentras muy nervioso, la noche anterior puedes tomar valerianas o tilas.

Sigue leyendo

El baño del recién nacido

El baño es un momento importante que favorece el vínculo afectivo con los padres y la relajación del bebé. Los primeros baños deben ser rápidos para evitar la pérdida de calor, no más de 5-7 minutos. A medida que el niño se hace más mayor se puede alargar el tiempo y dedicar un ratito para el juego. Es importante buscar un momento tranquilo del día, cuando el bebé esté despierto, preferiblemente en la toma de las nueve para que se relaje y duerma mejor y así ir favoreciendo las rutinas que se seguirán cuando sea más mayor: baño-cena-dormir.

Se puede bañar al niño desde el primer día de vida, aunque no se le haya caído el cordón, siendo más recomendable a partir del segundo día para mantener unas horas más el vérnix caseoso, capa de grasa que protege al recién nacido de la pérdida brusca de calor además de contener proteínas antimicrobianas.

El ambiente debe ser confortable evitando los cambios bruscos de temperatura de una habitación a otra así como las corrientes de aire. La temperatura idónea de la habitación es de 22 a 24º C.

BAÑO RECIEN NACIDOAntes de empezar, prepararemos todo lo necesario para el baño: esponja, jabón neutro, toalla, ropa limpia, pañal, gasa para secar el cordón y crema hidratante. A continuación llenaremos la bañera no más de 10-15 cm, pudiendo oscilar la temperatura del agua entre 36-38º C. Desnudamos al bebé y lo metemos en el agua sujetando la cabeza y dejando descansar su espalda sobre nuestro brazo. Primero lavamos la cara sólo con agua y a continuación la cabeza, pasando por detrás de las orejas, luego cuello, brazos, axilas, pecho, espalda, piernas, pies y por último genitales, limpiándolos si es niña de delante hacia atrás y si es niño se le puede intentar retirar el prepucio con suavidad, pero si presenta resistencia no retirar ya que puede tener adherencias y podemos hacerlo daño e incluso provocar un sangrado. Con el tiempo, el descenso del prepucio será menos dificultoso y entonces ya podremos realizar la higiene retirándolo sin ningún problema. Sigue leyendo

El periné tras el parto y la episiotomía. Cuidados e higiene

partoDespués del parto la zona del perineo queda dañada y puede tardar en recuperarse.

El PERINÉ es la región anatómica correspondiente al piso de la pelvis, conformada por el conjunto de partes blandas que cierran hacia abajo el fondo de la pelvis menor, lo componen, aparte de la zona externa, los músculos y ligamentos comprendidos entre vagina y recto y que mantienen la vejiga y el útero en su sitio.

El periné tras el parto puede presentarse inflamado, algo molesto, pueden tener  pequeñas laceraciones o erosiones (las notarás porque puede que estas micro heridas te escuezan un poco al orinar), también pueden encontrarse presentes hemorroides que aparecieron en el parto o se inflamaron más por él con motivo de los pujos, es normal también al principio pequeños escapes de orina que deben resolverse durante el posparto. Si te han hecho la episiotomía o has tenido algún desgarro que te hayan tenido q suturar la zona merece un cuidado especial.

La EPISIOTOMÍA es un corte en el periné a nivel vulvovaginal con la finalidad de ensanchar la salida del feto por la vagina, se realiza sólo en los casos que se necesite, evitando los profesionales su realización rutinaria. El desgarro es la rotura espontánea de los tejidos. La herida cicatriza igualmente como la de cualquier parte del cuerpo, pero la zona estará sensible durante dos o tres meses, a veces, incluso más. Sigue leyendo