Conservación de la leche materna extraída

lactancia maternaLa leche materna es muy valiosa, es importante que sepas cómo conservarla y congelarla correctamente para dársela a tu bebe. Es la única forma en la que puedes estar segura de que todos los nutrientes importantes se conservan y la contaminación bacteriana es mínima.

Recomendaciones generales

  • Usar leche fresca (no congelada) siempre que sea posible.
  • Si no se va a consumir en 24h es preferible congelarla.
  • No llenar completamente envase pues se expande durante la congelación.
  • Si por cualquier razón no se puede o no interesa congelar la leche inmediatamente después de extraerla, guardarla lo antes posible en una nevera, hasta usarla o congelarla.
  • Etiquetar los recipientes de leche congelada con la fecha.
  • Guardar la leche materna en pequeñas cantidades (50-100ml) para poder descongelar solo la que el niño vaya a tomar inmediatamente.

  • Para guardarla en el frigorífico, siempre en la parte más baja y posterior  NO en la puerta de la nevera.
  • Una vez descongelada la leche, removerla bien.

Tipos de recipientes

  • Envases apropiados: cristal o plástico duro (con una tapa que cierre con eficacia) y aptos para alimentos.
  • Bolsas de polietileno
    • Se adhieren las IgA, posibilidad de perforaciones y contaminaciones. No recomendables para largo plazo.
  • Evitar plásticos como policarbonato- Bisfenol A

Limpieza del material

  • Lavarse las manos antes de extraer y manipular la leche.
  • Limpieza concienzuda con agua caliente y jabón, si fuera posible lavar en lavavajillas mejor.
  • Recomendable, pero no imprescindible esterilizar antes de cada uso o al menos 2 veces por semana

Descongelación

  1. Utilizar la leche más antigua en primer .lugar
  2. Para descongelar hay varias opciones:

– Descongelar en nevera desde la noche anterior.

– Descongelar bajo agua corriente caliente.

– O poner agua previamente calentada en un cazo e introducir dentro el envase de leche extraída hasta que alcance la temperatura deseada.

            Siempre que sea posible, proceder a la descongelación inmediatamente tras sacarla del congelador.

  1. Impedir contacto del agua con la boca del recipiente.
  2. Leche descongelada máximo 24 h en nevera.
  3. NO UTILIZAR MICROONDAS.
  • Destruye células.
  • Riesgo quemaduras.
  1. Agitar para mezclar el componente lipídico y distribuir homogéneamente el calor.
  2. No reutilizar la leche sobrante de una toma.
  3. No congelar tras descongelación total o parcial.

Lo que NO debe hacerse

  • Calentar al baño maría (Introduciendo la leche fría o congelada en un recipiente con agua fría y calentándolo todo en el fuego).
  • Calentar la leche directamente en el fuego.

Algunas mujeres han comentado que su leche congelada huele a agria e incluso a rancia. Ese olor se atribuye a un cambio en la estructura de los lípidos como consecuencia de los ciclos de congelación y descongelación en el congelador-refrigerador con eliminación automática de escarcha.

Aunque puede ocurrir que ocasionalmente algún niño la rechace, por lo general no es así y tampoco resulta perjudicial para el bebé.

Congelar la leche rápidamente tras la extracción y calentarla inmediatamente después de sacarla del congelador parece que puede contribuir a que este problema se de en menor grado.

 Conservación de la leche materna para usar en casa

 

Tipo de leche materna Temperatura ambiente Refrigerador Congelador
Recién extraída en un recipiente cerrado 6-8 horas

(25ºC o menos)

1-3 días

(4ºC o menos)

2 semanas en

el congelador  (*/**)

Previamente congelada, descongelada en el refrigerador pero no calentada ni usada  

4 horas o menos (hasta la próxima toma)

 

 

24 horas

 

No volver a congelar

Descongelada fuera del refrigerador, en agua caliente  

Sólo hasta que termine la toma

4 horas o

hasta la próxima toma

 

No volver a congelar

La que sobra de la toma Sólo hasta que termine la toma, luego deshechar  

Deshechar

 

Deshechar

 

Transporte de la leche materna

Si la extracción se realiza fuera del domicilio (por ejemplo, en el lugar de trabajo) puede ser útil disponer de una pequeña nevera portátil. En el mercado pueden encontrarse neveras específicas que incluyen un departamento para el sacaleches, pero cualquier nevera de playa realizará la misma función y probablemente será más económica.

La madre puede introducir cada mañana una bolsa o bloque de hielo en la nevera y llevársela al trabajo. Después de extraerse la leche y depositarla en los recipientes para transportarla (el mismo colector del sacaleches, bolsa de plástico, recipientes específicos,…) éstos se guardan dentro de la nevera en la que viajan de regreso al domicilio. Una vez allí pueden guardarse en el frigorífico o bien congelarse si no se van a usar.

 

Pilar Cortes Gil

Matrona CHGUV

Anuncios

3 pensamientos en “Conservación de la leche materna extraída

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s