¿Cuál es el agua más adecuada para nuestros hijos y cuáles son las cantidades recomendadas?

tomas de agua bebeCantidades recomendadas de agua.

Las necesidades hídricas y de solutos de los niños van cambiando con su crecimiento.  Las características propias de los lactantes (mayor contenido de agua por kg de masa corporal, menor capacidad de excretar los solutos y de sudar…) hace que sus necesidades sean diferentes a las de niños y adultos.

La ingesta diaria media de agua en el primer año de vida se ha calculado en 110-130 ml/kg/día, aproximadamente entre 0.7 y 0.8 l/día. La lactancia exclusiva cubre sobradamente estas necesidades hídricas, tanto si nos decidimos por la lactancia natural como por la lactancia artificial: la leche materna contiene un 87% de agua mientras que la leche artificial se prepara con 30 ml de agua por cada cacito de leche en polvo, cantidades que cubren las recomendaciones citadas. Por tanto, no es hasta los 4-6 meses de vida, coincidiendo con la introducción de nuevos alimentos, cuando se hace necesaria la introducción de líquidos suplementarios para alcanzar esos requerimientos.

De los 6 a los 12 meses la ingesta de agua procedente de las bebidas y de la alimentación complementaria, es decir, sin incluir la contenida en la leche, debería ser de 0.32 l/día.

Es importante conocer las necesidades de los lactantes ya que dar agua en exceso a un bebé que no lo necesita puede ser incluso perjudicial para él pudiendo provocarles hiperhidratación, por tanto, es importante recalcar que durante la lactancia exclusiva no es necesario dar biberones de agua al bebé, a no ser que su pediatra se le recomiende.

En el resto de edades las necesidades de agua en forma de bebida, es decir, excluyendo el agua incluida en los alimentos, según las RDA (ingesta dietética recomendada) de 2004, son las indicadas en la siguiente tabla:

1-3 años 0.9 l/día
4-8 años 1.2 l/día
9-13 años 1.8 l/día (varones) y 1.6 l/día (mujeres)
14-18 años 2.6 l/día (varones) y 1.8 l/día (mujeres)

Recomendaciones en el contenido de minerales del agua.

Quizá el mineral más importante a la hora de elegir el agua de los más pequeños es el sodio, aunque también deberemos fijarnos en otros minerales como el calcio, el flúor y los nitratos.

Sodio: hasta los 6 meses de edad la capacidad de excreción de sodio por parte de los riñones es limitada debido a su inmadurez, por lo que se recomienda que la concentración de sodio en el agua no supere los 25 mg/l. A partir de los 6 meses los riñones mejoran su capacidad de excreción de manera que el contenido en sodio puede aumentar hasta 50 mg/l. El exceso de sodio puede provocar deshidratación hipertónica y sobrecarga salina.

Calcio: el calcio en el agua tiene una biodisponibilidad semejante a la de la leche y además contribuye a disminuir la resorción ósea (destrucción de hueso) por lo que supone una fuente dietética importante de calcio. La cantidad recomendada es de 25 a 100 mg/l. El exceso de calcio puede producir nefrolitiasis (piedras en el riñón). Hay que tener en cuenta que los fosfatos contenidos en algunos refrescos, como las colas, interfieren en la fijación del calcio en los huesos favoreciendo a la larga la aparición de osteoporosis.

Flúor: en niños menores de 1 año el agua debe contener menos de 0’3 mg/l y superando esta edad se recomienda que no supere 1 mg/l. El exceso de este mineral puede provocar fluorosis dental.

Nitratos: los nitratos en los bebés se transforman en nitritos que oxidan la hemoglobina produciendo metahemoglobinemia, ésta última es incapaz de transportar el oxígeno a los tejidos pudiendo provocar cianosis. Lo recomendable sería no superar los 25 mg/l, aunque existe un margen de seguridad de hasta 50 mg/l.

Minerales Cantidad recomendada de minerales en el agua en la edad pediátrica
Sodio < 4-6 meses: < 25 mg/l

> 4-6 meses: < 50 mg/l

Flúor < 1 año: < 0.3 mg/l

> 1 año: < 1 mg/l

Calcio 25-100 mg/l
Nitratos < 25 mg/l (valor máximo 50 mg/dl).

¿Agua del grifo o agua envasada?

El agua del grifo es apta para el consumo, o debería serlo. Sus características y potabilidad están reguladas en España por el RD 140/2003, de 7 de febrero. Por supuesto, el agua no debe contener ningún componente perjudicial para la salud, como microorganismos, pesticidas, mercurio… Pero los niveles máximos de algunos minerales fijados en la normativa superan con creces las necesidades de los más pequeños pudiendo ser perjudiciales para su salud, aunque no lo sean para los adultos.

Podemos averiguar la composición del agua de nuestra ciudad y si es adecuada según los parámetros antes indicados utilizarla sin problemas. En nuestro caso el agua de la ciudad de Valencia es dura, con una concentración de calcio superior a la recomendada para niños (unos 120 mg/l), y una concentración de sodio que no la hace recomendable para bebés de menos de 6 meses (49 mg/l). Si aún así nos hemos decantado por el agua del grifo para la preparación de biberones, las recomendaciones de la OMS son hervirla 1 minuto y añadir un minuto por cada 1000 metros sobre el nivel del mar que esté nuestra ciudad. No se debe exceder este tiempo ya que un exceso de hervido aumenta la concentración de los minerales en el agua haciéndola más inadecuada para los niños (10 minutos de ebullición aumenta la concentración de sodio 2.5 veces y la de nitratos 2.4).

Si el agua de nuestra ciudad no es adecuada para el consumo de los más pequeños deberemos decantarnos por las aguas envasadas. Aunque todas las aguas envasadas deben cumplir una normativa que las haga seguras para el consumo humano (RD 1798/2010 y RD 1799/2010), no todas son adecuadas para los bebés y niños. Las concentraciones de minerales varían mucho de unas marcas a otras, las aguas de mineralización débil o muy débil son las que mejor se adaptan a las necesidades de los más pequeños. Podemos comprobar la composición de las aguas envasadas mirando la etiqueta o entrando en la red, donde se puede encontrar la composición actualizada de algunas marcas de aguas envasadas (ver bibliografía). En el caso de usar agua envasada a la hora de preparar los biberones no es recomendable hervirla, solo requiere calentamiento.

 

Más información en:

El agua: bebida recomendable para una adecuada nutrición en la infancia. I. Vitoria, J. Dalmau. Acta Pediatr Esp. 2011; 69(6): 259-266

Recomendaciones de hidratación como base de una nutrición saludable en la infancia. Necesidades de agua en el niño. I. Vitoria, J. Dalmau. Acta Pediatr Esp. 2011; 69(3): 105-111

Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.

Real Decreto 1798/2010, de 30 de diciembre, por el que se regula la explotación y comercialización de aguas minerales naturales y aguas de manantial envasadas para consumo humano.

Real Decreto 1799/2010, de 30 de diciembre, por el que se regula el proceso de elaboración y comercialización de aguas preparadas envasadas para el consumo humano.

http://www.aguainfant.com/AGUAS-ESP/ABCDARIO/vista-rapida.htm

http://aesan.msssi.gob.es/AESAN/web/cadena_alimentaria/seccion/gestion_aguas_envasadas.shtml

 

                                               Verónica Muñoz Máñez

                                               Enfermera del Servicio de Neonatos del CHGUV.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s