El periné tras el parto y la episiotomía. Cuidados e higiene

partoDespués del parto la zona del perineo queda dañada y puede tardar en recuperarse.

El PERINÉ es la región anatómica correspondiente al piso de la pelvis, conformada por el conjunto de partes blandas que cierran hacia abajo el fondo de la pelvis menor, lo componen, aparte de la zona externa, los músculos y ligamentos comprendidos entre vagina y recto y que mantienen la vejiga y el útero en su sitio.

El periné tras el parto puede presentarse inflamado, algo molesto, pueden tener  pequeñas laceraciones o erosiones (las notarás porque puede que estas micro heridas te escuezan un poco al orinar), también pueden encontrarse presentes hemorroides que aparecieron en el parto o se inflamaron más por él con motivo de los pujos, es normal también al principio pequeños escapes de orina que deben resolverse durante el posparto. Si te han hecho la episiotomía o has tenido algún desgarro que te hayan tenido q suturar la zona merece un cuidado especial.

La EPISIOTOMÍA es un corte en el periné a nivel vulvovaginal con la finalidad de ensanchar la salida del feto por la vagina, se realiza sólo en los casos que se necesite, evitando los profesionales su realización rutinaria. El desgarro es la rotura espontánea de los tejidos. La herida cicatriza igualmente como la de cualquier parte del cuerpo, pero la zona estará sensible durante dos o tres meses, a veces, incluso más.

 CUIDADOS DE LA ZONA DE LA EPISIOTOMÍA

En caso de que exista episiotomía o laceración lo más importante es la higiene, se debe mantener la zona limpia y seca. Se debe lavar  la zona con la ducha diaria (no bañarse, es mejor la ducha), después de cada deposición y cuando precise, no abusando de múltiples lavados que pueden dificultar la cicatrización de la herida. Se utiliza la técnica de arrastre, vertiendo agua tibia (pudiendo añadir jabón neutro sin perfume) sobre el periné, de delante hacia atrás y de dentro a fuera, secando con gasas o compresas dando pequeños toques (o con toalla limpia), nunca arrastrando; a ser posible dejar secar la zona al aire y se aconseja cambiar las compresas con frecuencia para evitar la humedad en la zona. La herida debe estar siempre limpia y seca.

Las compresas que deben usarse son de algodón y no de celulosa, las braguitas también deben ser de algodón y no deben usarse pantalones muy ajustados, las faldas es lo ideal.

La cura de la herida se realiza siempre previo lavado de manos, puede usar como antiséptico la clorhexidina. No usar povidona iodada (Betadine®) o antisépticos que contengan iodo si se va a dar de mamar.

La aplicación de hielo local para reducir la inflamación de la zona de la herida queda reservado, como máximo, para las primeras 48h tras el parto; a partir de ahí podría interferir en la cicatrización. Los profesionales que le atienden se lo aconsejaran tras el parto si lo necesita, el hielo se aplicará intermitentemente: media hora y descansar 1 hora, y envuelto, por ejemplo, en una toalla, nunca directamente sobre la piel. También le pueden recomendar el hielo para las hemorroides.

El hilo de sutura de la herida es reabsorbible, por tanto, no es necesaria retirar si no hay molestias. En cambio, si es cesárea y son grapas, deben retirarse éstas en 8-10 días.

No use fajas posparto, son perjudiciales para el suelo pélvico, y más todavía, si hay una episiotomía o hemorroides.

Los ejercicios de Kegel para la recuperación del suelo pélvico se pueden hacer a partir de las 24 horas si el parto fue sin episiotomía (si fue cesárea o hay episiotomía esperar hasta el 7º día).

No sobrecargue su suelo pélvico, no saltar ni cargar peso. Además notara más alivio si realiza medidas posturales como tumbarse de lado y no permanecer sentada mucho tiempo para evitar la presión de la zona.

No se siente sobre un flotador (facilita que la herida se abra), hacerlo por ejemplo, sobre un cojín.

Evite el estreñimiento: dieta rica en fibra, abundantes líquidos, etc. Tras el parto se debe favorecer la evacuación intestinal en las primeras 72 horas; si no se produce usar laxantes, enemas, etc.

Las relaciones sexuales con penetración tras el parto deben evitarse no sólo por la herida, sino por el sangrado puerperal (los loquios) que indican que la herida del útero donde se insertaba la placenta está en proceso de cicatrización todavía. Podrán reanudarse con la desaparición del sangrado y la cicatrización de la episiotomía.

Consulte a la matrona si enrojecimiento, hinchazón, secreciones, apertura de los puntos, dolor intenso, etc. o ante cualquier duda.

Dª Cristina Montaner Mascarell

Matrona del CHGUV

Anuncios

Un pensamiento en “El periné tras el parto y la episiotomía. Cuidados e higiene

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s