El líquido amniótico y la rotura prematura de la bolsa

liquido amnioticoEL Líquido amniótico

Es un líquido claro y ligeramente amarillento que rodea el bebé dentro del útero  durante el embarazo y que está contenido en el saco amniótico.

Mientras está en el útero, el bebé flota en el líquido amniótico. El Líquido amniótico se renueva de forma continua y mantiene un volumen constante. Entre el 96-98 % de su composición es agua y el resto es el soluto que tiene como componentes proteínas, sales, azúcares, moléculas de grasas, distintos iones, vitaminas y hormonas. El agua y los componentes del líquido amniótico se encuentran en permanente intercambio circulatorio entre los organismos materno y fetal y la cavidad amniótica. Se calcula un intercambio de agua a razón de 500 ml por hora; por lo tanto, la totalidad del agua es sustituida en 3 horas.

En líneas generales, en un embarazo a término, el líquido amniótico es producido por la orina y los pulmones fetal y eliminado por la digestión del feto y la barrera del saco amniótico hacia la madre. El recambio del total de líquido se produce aproximadamente 3 veces en un día.

El volumen de líquido amniótico aumenta progresivamente durante el embarazo hasta las 34 -35 semanas y alcanza en este periodo su máximo volumen, que es de 1000 a 1500 ml, y luego decrece de forma leve y gradual hasta alcanzar, al final del embarazo, 500 a 800 ml.

El líquido amniótico ayuda:

  • Al bebé a moverse en el útero, lo cual permite el crecimiento óseo apropiado, sin compresiones externas que puedan deformar al bebé.
  • Al desarrollo apropiado de los pulmones.
  • A mantener una temperatura relativamente constante alrededor del bebé, protegiéndolo así de la pérdida de calor.
  • A proteger al bebé de lesiones externas al amortiguar golpes o movimientos repentinos.
  • Durante el parto contribuye a la distribución regular de la fuerza del útero sobre el feto.
  • Además aporta al niño agua y sustancias nutritivas que el feto absorbe a través de la piel o tragándolas. Es una conexión con la realidad de fuera del útero, pues su sabor es modificado por la alimentación de la madre, y por tanto los sabores percibidos a través de este líquido, los identificará más tarde en la alimentación infantil.

Rotura prematura de membranas

 ¿Qué es y qué es lo que debo hacer?

La rotura prematura de las membranas es, como indica su nombre, la ruptura espontánea de la bolsa que contiene este líquido amniótico antes de iniciarse las contracciones de parto.

A un porcentaje de mujeres les pasa, no debes asustarte si el líquido es claro y si ya has pasado de la semana 37 de embarazo, sólo debes acudir al hospital para que los médicos te valoren.  El momento idóneo para acudir al hospital una vez has roto la bolsa, depende también de otros factores a tener en cuenta:

-         Sólo en el caso de que el resultado del cultivo vagino-rectal frente al Estreptococo B que te realizaron en las últimas semanas del embarazo fuese negativo y notarás al bebé que se mueve con normalidad, puedes demorar tu llegada al hospital unas horas hasta una máximo de 12 horas desde que te has sentido mojada, siempre y cuando no tengas fiebre.

-         Si el cultivo vagino-rectal frente al Estreptococo B fue positivo acude de forma más inmediata ya que habrá que administrarte antibióticos intravenosos.

Por eso es conveniente saber el resultado de este cultivo, pregúntaselo a tu matrona del centro de salud, así te puedes ahorrar unas prisas.

-         Si el líquido está teñido de color amarillento o verdoso o es sanguinolento (diferenciar de tapón mucoso), no te demores. Acude de forma inmediata.

-         También debes acudir lo más pronto posible si todavía no has cumplido las 37 semanas de embarazo.

En cualquier caso, recuerda la hora en que rompiste la bolsa, te lo preguntarán en el hospital.

 

¿Y cómo noto que he roto la bolsa?

Puedes notar una pérdida brusca y abundante de líquido por la vagina o bien pérdidas más lentas y en pequeñas cantidades. Este líquido se diferencia del flujo vaginal, que suele ser abundante en esta etapa, en que su consistencia es líquida y no mucosa. El líquido amniótico normalmente es claro, ligeramente amarillento, a veces un poco rosáceo, no huele, a diferencia de la orina, y está algo caliente.

 

Ya he llegado al hospital, y ¿ahora qué?

Si en hospital comprueban que has roto la bolsa amniótica, no estás de parto y no hay ningún problema, ingresarás en la planta de maternidad del hospital a la espera de la evolución del parto. La rotura de la bolsa no es por sí sola indicativa de parto inminente, pero en el 90% de los casos de rotura prematura de bolsa, ésta va seguida del inicio espontáneo de las contracciones de parto uterina en un plazo de 24 horas.

Durante el ingreso te administraran antibióticos, más pronto o más tarde según el resultado del cultivo vaginal-rectal del Estreptococo B.

Si en 24h aproximadamente no te has puesto de parto, te intentarán provocar el parto o estimularlo (lo que se llama inducción). Esto se hace porque pasado cierto tiempo de bolsa rota es preferible parir que mantenerse con la bolsa rota por el riesgo de infección que esto conlleva. Pero tranquilas, la espera de 24-48 horas que pasa desde la bolsa rota hasta la salida del bebé que sucede como resultado de la puesta en prácticas de estos protocolos hospitalarios es segura, el riesgo de infección seria con el “no hacer nada” y demorar ponerse de parto más días de lo que se intenta.

Puedes que cuando hayas roto la bolsa en casa, hayas iniciado a la vez contracciones  y a tu llegada al hospital estés de parto si has demorado tu llegada, entonces pasarás directamente a dilatación.

 

¿Y se puede quedar el bebé sin agua?

No, como ya hemos comentado antes, el líquido se va generando y renovando constantemente. En el vientre materno hay líquido hasta el final.

Ya ha nacido, enhorabuena ! El líquido amniótico les da tranquilidad también fuera del útero

El bebé conoce antes de nacer el olor de su madre gracias a este líquido. El olor y sabor de este líquido tras el nacimiento le da tranquilidad, pues han estado en un prolongado baño de 9 meses en él, además lo han saboreado e ingerido en tu vientre. Por eso mismo, el bebé recién nacido, en sus primeros minutos de vida, suelen llevarse los puños a la boca para chuparse las manitas. Esto no lo hace por hambre en un principio, es porque sus manos han retenido el olor y sabor del liquido amniótico de su madre y chuparlas les reconforta, pues les recuerda a su vida intrauterina, que hasta el momento, es lo único que había conocido, todo lo demás es nuevo para él. Ya más tarde, si está encima de ti, que eres su mamá, empezará a reconocer tu olor corporal, te lamerá, etc.… y será después este nuevo olor que identifica tras el nacimiento, que es el mismo que el del líquido amniótico pero con distintos matices, el que le dé la tranquilidad y le calma.

Feliz maternidad!

 

Dª Cristina Montaner

Matrona del CHGUV

2 pensamientos en “El líquido amniótico y la rotura prematura de la bolsa

  1. una consulta, a las 2 de la mañana empese a perder como un liquido como si fuese agua, sin olor sin color, tanto cuando iba al baño como cuando me acostaba,puede ser fisura de bolsa? estoy de 40 semanas y por ir a la guardia haber que me dicen

    • Hola Florencia
      Este blog nunca puede sustituir la consulta presencial y personal con un profesional médico debidamente cualificado. Por lo tanto, acude al equipo de profesionales que están haciendo el seguimiento de tu embarazo y que conocen sus circunstancias y situación en particular.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s